Razones Para Hacerse Ciudadano Americano

Hacerse ciudadano americano trae muchas ventajas, sin embargo muchas personas tienen su residencia permanente y no aplican para la ciudadanía, esto por múltiples razones, pero una de las más comunes es que no ven la necesidad o los beneficios de hacerse ciudadano. Y aunque estas personas no vean la diferencia, en la realidad es muy grande, para múltiples aspectos, y por eso hemos considerado conveniente poder informar a nuestros lectores al respecto.

Sea lo primero informarles que, si usted obtuvo la green card por matrimonio con un ciudadano, puede aplicar a la ciudadanía alrededor de los 3 años de tener este estatus, mientras que, si la obtuvo por otras situaciones, podrá aplicar a la ciudadanía alrededor de los 5 años de tener la residencia permanente.

Ahora bien, empecemos a hablar de las diferencias que existen entre residentes y ciudadanos, lo primero sería que un residente no puede votar, mientras que el ciudadano si, para algunos será un factor importante, para otros no tanto, pero el hecho de poder participar en unas elecciones simplemente significa que su opinión importa y puede ser decisiva.

Segunda diferencia, los ciudadanos pueden tener acceso a más beneficios sociales que los residentes, por ejemplo, servicios de medicina y algunos programas exclusivos para ciudadanos.

La tercera gran diferencia, la cual probablemente es muy importante para los inmigrantes, es que el estatus de ciudadano simplifica las cosas a nivel migratorio para sus familiares, la mayoría de solicitudes de familiares son más rápidas y eficientes para ciudadanos que para residentes, por ejemplo, los padres de un residente que se encuentren en el exterior sin ningún tipo de complicaciones migratorias pueden ingresar a una lista de espera, mientras que los de un ciudadano no, y por medio de un proceso mucho más rápido podrán conseguir su residencia, y algunas normas, como la visa de prometido, solo es exequible para los ciudadanos.

De igual forma, para algún procedimiento migratorio, el que exista un ciudadano americano en una familia, da mejores herramientas a los abogados de inmigración, pues el impacto negativo que se demuestre en contra de un ciudadano, por alguna decisión migratoria, tendrá mucho más valor, que el mismo impacto negativo que se demuestre a un residente.

También vale la pena mencionar, que algunos perdones se otorgan a familiares de ciudadanos y no de residentes.

La cuarta gran diferencia es que los ciudadanos pueden permanecer fuera del país por un tiempo indeterminado mientras los residentes tienen una limitación que no puede superar los 6 meses, de esta forma, si usted tiene la necesidad de ausentarse del país por más de 6 meses siendo residente, su Green card puede ser revocada y puede perder su estatus, mientras que como ciudadano, usted puede permanecer fuera del país por años si lo desea, y podrá volver en cualquier momento conservando todos los derechos.

Lo cual nos conduce a la quinta gran diferencia, la seguridad, hay que entender que la residencia permanente es un beneficio otorgado por el gobierno de Estados Unidos, y este beneficio le concede ciertos derechos, como el trabajar legalmente, pero los derechos que usted tiene están ligados directamente a ese beneficio, y por lo tanto es potestad del gobierno, retirarlo si así lo considera correcto, y usted perdería todos esos derechos.

Como ya vimos, el permanecer fuera del país por más de 6 meses puede ocasionar que pierda su Green card, pero no es el único motivo, prácticamente cualquier situación legal que se le presente podría afectar su permanencia en el país, un DUI, la acumulación de delitos menores, un delito mayor, situaciones que no necesariamente lo convierten a usted en un criminal pueden afectar su residencia, por ejemplo si usted tiene una discusión acalorada con su esposa, y lamentablemente en esta se presentan gritos, un vecino podría llamar a la policía y se podría hacer un reporte de violencia doméstica, y estas infracciones menores, podrían ocasionar que no se renueve su residencia y tendría que salir del país y perder sus derechos, ni hablar si lo que ocurre es un delito mayor, incluso si no era su intención.

Muy diferente es el caso para los ciudadanos, donde sus derechos no son a causa de un beneficio otorgado a usted, al hacerse ciudadano sus derechos son suyos, no dependen de nada más, y las equivocaciones que cometa legalmente hablando, como un DUI, un reporte de violencia doméstica, bajo ningún punto de vista afectaran esos derechos; tampoco se verán afectados por delitos graves, o acumulación de delitos menores, , pues al ser ciudadano, estos delitos que pudiera cometer, no afectarían su estatus, obviamente la intención aquí no es decirle conviértase en ciudadano para poder salir a delinquir, simplemente mostramos una realidad tal y como es.

La residencia o Green card se puede perder de forma muy fácil, por una gran cantidad de motivos, algunos, puede que ni siquiera sean resultado de sus acciones o decisiones, mientras que perder la ciudadanía, es muy, pero muy, pero muy difícil, tienen que presentarse situaciones muy extremas para que usted pueda perder la ciudadanía, como declararse en rebelión contra el gobierno e intentar derrocarlo, pero al ser estas situaciones tan extremas, no vale la pena ni siquiera entrar a estudiarlas.

Por ejemplo, hace poco se le retiro la ciudadanía a una persona que admitió haber mentido en una aplicación de asilo, y cuando el caso llego a la corte suprema, esta declaro que, aunque hubiera mentido, la mentira no era significativa para el caso en concreto, y ordeno que se le devolviera la ciudadanía, además de indicar a todas las otras cortes que tuvieran en cuenta lo significativo de la mentira para los futuros casos que se presentaran.

Aquí no estamos hablando de una confusión en la aplicación, aquí estamos hablando de una mentira intencional y aceptada en una aplicación de asilo, y no se le revoco la ciudadanía; por el contrario, si esto hubiera sucedido cuando la persona aún era residente, las historia terminaría diferente, y simplemente pudo conservar sus derechos porque ya había cumplido con el tramite de hacerse ciudadano.

En conclusión, si ya tiene oportunidad de aplicar a la ciudadanía, hágalo tan pronto como pueda, simplemente porque hacerse ciudadano le da mayor seguridad a la que le brinda ser un residente, y si no quiere aplicar porque cree que puede tener algo en su historial que haga que se la nieguen, consulte con un abogado, asegúrese de que en realidad se la podrían negar, y al mismo tiempo busque la forma de poder solucionar el problema.