Cuando Necesito Un Abogado De Inmigración.

Antes de contestar cuando se necesita un abogado de inmigración es conveniente informar a los lectores que las leyes de inmigración cambian de forma regular, en algunos momentos con mucha más frecuencia y con cambios mucho más drásticos que en otros. Además, para cada procedimiento existen diferentes documentos que llenar, y un error en estos trámites pueden costar muy caro.

Ahora bien, dejando completamente claro lo anterior, es necesario que entiendan que el asunto más sencillo, dependiendo de cada caso en particular, puede convertirse en una pesadilla, y se vuelve no solo necesario, si no imprescindible el contratar a un abogado de inmigración que tenga la experiencia suficiente para llevar su caso.

No me mal entiendan, existen muchísimas situaciones en que no será necesario contratar un abogado inmigración, pero en caso de duda, es mejor no arriesgarse, o en caso de incertidumbre cuando no se sienta capaz de llevar a cabo todos los trámites necesarios, es mejor tener asesoría profesional.

Por ejemplo, uno de los casos más sencillos para asuntos de inmigración es el matrimonio de un ciudadano americano con un extranjero, en el cual, la regla general indica que el extranjero obtendrá una tarjeta de residencia permanente. En este tipo de casos, en muchas oportunidades el ciudadano realizará el trámite de forma directa, llenará los formularios, pagará los valores indicados al gobierno, y después de un tiempo, obtendrá la residencia para su cónyuge, sencillo. Y posteriormente el gobierno confirmara que el matrimonio sea real, bajo entrevistas, visitas etc.

Pero como ya hemos indicado cada caso es diferente, no es tan sencillo si el extranjero ha sido indocumentado, ha entrado ilegalmente, ha sido condenado por algún delito, es más, un DUI (manejar bajo la influencia) puede ser causal para que la solicitud de la Green Card sea negada.

Si el extranjero ha sido indocumentado, ¿Hay algo que se pueda hacer?

Por supuesto que sí, pero de nuevo, depende de muchas cosas, ¿Cuánto tiempo estuvo indocumentado?, ¿Está dentro o fuera de Estados Unidos?, ¿Hace cuanto estuvo indocumentado?, ¿Cuál es la situación de la familia inmediata?, ¿Debe pagar el castigo de 3 o 10 años?, ¿Califica para un perdón?

En un ejemplo tan sencillo como el de matrimonio con un ciudadano, con solo una complicación como la de haber estado indocumentado, surgen todas estas preguntas, y aunque la persona puede investigar, y asumir que una conclusión es la correcta, al tomar la decisión de tomar determinada acción, no tiene la confianza, conocimiento ni experiencia suficiente para llevarla a cabo de manera correcta y lograr el objetivo.

Que puede suceder, claro que sí, puede suceder que una persona investigue y decida llevar su propio proceso, que solicite su propio perdón, que llene todos los documentos sin errores, y que finalmente logre obtener su Green Card, nadie ha dicho que sea imposible. Pero al igual que hablamos de que es posible, también debemos ser conscientes, y expresarle a los lectores que será una tarea difícil, y que las probabilidades de éxito serán bastante bajas, y como estamos hablando del futuro de personas, y en la mayoría de los casos de familias, cabe preguntar ¿No es mejor minimizar los riesgos lo máximo posible?

De igual forma que se puede ver un partido de fútbol por televisión en el que determinado jugador realice una jugada, que se ve sencilla, pero que cuando usted va a jugar con su hijo intenta repetirla y no puede, y en algunos casos más extremos usted termina en el suelo, así sucede con los procesos de inmigración, donde el abogado de inmigración es el jugador de fútbol profesional, que practica todos los días para poder hacer esa jugada, se mantiene en forma, y las probabilidades de que realice la jugada son bastante elevadas, por el otro lado usted es el papa que juega con su hijo, muy probablemente no está en forma, no ha podido practicar la jugada y no lo puede hacer, ya que tiene solo una oportunidad, y las probabilidades de que termine en el suelo son altas, siendo el suelo, una deportación, un castigo de 3 o 10 años o cualquier otra consecuencia que se pueda presentar de perder un caso migratorio. ¿Quién preferiría que intente la jugada?

Para hacerlo más concreto, si hay 3 personas, 1 es usted, la otra un funcionario de inmigración y la tercera es el chicharito; y el funcionario de inmigración dice: voy a tirar un balón, si hace una chilena tiene la residencia si no la hace se devuelve para su país, escoja quien va a intentar hacer la chilena. ¿A quién pondría usted?, ¿Lo intentaría usted o dejaría que el chicharito lo intentara?

La decisión es suya, si es un caso sencillo, que no tiene complicaciones y que un error no tendrá consecuencias serias; el fallar no será una gran preocupación, simplemente algunos meses más de espera, pero si no se ve que sea sencillo, con una o más complicaciones, casos en los cuales un error puede traer la separación de un familiar por mucho tiempo, creo que lo mejor es buscar opciones que le den mayor seguridad y contratar un abogado de inmigración.

Si cree que necesita un abogado puede contactarnos aquí.